Check out the Latest Articles:
Colson Whitehead. El coloso de Nueva York

Colson Whitehead,  El coloso de Nueva York, Mondadori, 2005 (publicado en Proscritos 10-2005)

Corto, ágil y rápido de leer. Más que retratar, este libro radiografía a “la capital del mundo”. Anotaciones, comentarios e impresiones que muestran a Nueva York desde diferentes perspectivas: el que llega, el que vive allí, el que ya ha conquistado sus calles, el que no tiene donde ir, el que busca trabajo, el que se pelea con el vecino… Un mosaico que, a pesar de su fiereza, busca reflejar todo la subjetividad de una metrópoli descomunal que muerde, devora y regurgita.

Nueva York no es una ciudad, es un personaje literario y Colson Whitehead lo ha diseccionado en este trabajo de autoficción. Un texto para los amantes del género híbrido, que bordea el ensayo sin tampoco dar el salto definitivo a la narración. Y el resultado es un laberinto de calles, situaciones y personajes tras los que la urbe se mueve como un ser vivo. Nueva York nace, crece, se reproduce y vuelve a crecer. Un ser vivo visto a través de los cientos de ojos que lo miran con miedo, admiración u orgullo. Más que como un entramado coral, El coloso de Nueva Cork se organiza como una inmensa sinfonía de vidas minúsculas: microbiografías anónimas para una ciudad con un centro de gravedad capaz de absorber toda forma de vida que se le aproxime.

A sus veintiséis años, Whitehead se ha convertido en uno de los escritores de referencia en la actual narrativa norteamericana. Con sus tres libros publicados hasta ahora (en España sólo dos), Colson Whitehead ha demostrado una dotada destreza literaria. Al igual que ocurre con otros compañeros de generación, este escritor derrocha técnica suficiente tanto para construir una novela sofisticada, policíaca y crítica (La intuicionista) como para fusionar sin pudor ensayo y ficción contemporánea (El coloso de Nueva Cork). Y todo ello, a través de un tono poético de resonancias poderosas.

La ciudad de los rascacielos no es una urbe, es un personaje literario. Así lo demuestran Manhattan Transfer de Dos Passos, La ciudad de los cazadores tímidos de Spanbauer o El delirio de Nueva York del arquitecto holandés Rem Koolhaas. El libro de Whitehead quiere, además, poner de relieve la consigna de Chandler: “Las verdaderas ciudades tienen algo más, una especie de estructura ósea”. En el caso de Nueva York, la estructura ósea es una energía urgente y poderosa que tiende a infinito. Y como afirma la física cuántica, todo lo que tiende a infinito se encuentra fuera de control.

 



  1. It‘s quite in here! Why not leave a response?